“El 18 de noviembre marchamos al Congreso por la Ley de Emergencia Social”

FacebookTwitterGoogleLinkedInPinterest

Por Maximiliano Borches

El Secretario General de la Federación Gráfica Bonaerense, Héctor “Gringo” Amichetti, gremio enrolado en la CGT que a su vez pertenece a la Corriente Federal de los Trabajadores dentro de esa poderosa central obrera, dialogó con IB24 sobre la movilización que convocaron junto a los movimientos sociales, que cuenta con la adhesión del triunvirato que conduce la CGT, para el próximo 18 de noviembre frente al Congreso Nacional. también analizó la actual coyuntura socio-económica y la realidad que atraviesa su gremio.

-¿Para el próximo 18 de noviembre, la Corriente Federal de los Trabajadores y movimientos sociales convocan a una movilización al Congreso por la Ley de Emergencia Social y contra las políticas de ajuste del Gobierno? 

Exacto, el próximo 18 de noviembre marchamos al Congreso en reclamos de la Ley de Emergencia Social en la que nosotros venimos también bregando desde hace un tiempo, cuando lo incluimos en el programa de 26 puntos de la Corriente Federal de los Trabajadores, la necesidad de declarar la emergencia social, establecer un salario en línea y básico para los trabajadores con o sin empleo, y poner freno a las importaciones indiscriminadas que son las que siguen generando en parte la pérdida de puestos de trabajo. El 18, entonces, está la convocatoria que va en esa línea, reclamando la declaración de Emergencia conjuntamente con los movimientos sociales y la convocatoria que hace la CGT adhiriendo a este llamado.

-¿La CGT que conduce el triunvirato va  ser parte de esta movilización?

La CGT ha manifestado su participación, no es convocante pero sí va a acompañar a los movimientos sociales. Nosotros participamos en la CGT, pero a su vez como Corriente Federal que somos, como venimos levantando esta bandera de la Emergencia vamos a coordinar con los movimientos sociales y participar activamente.

-Teniendo en cuenta la última negociación llevada a cabo por el triunvirato de la CGT con el Gobierno para que se pague un bono de fin de año, que será muy difícil de cobrar en varios sectores y provincias; ¿que margen tiene la Corriente Federal de los Trabajadores para lanzar un plan de lucha por los salarios y el trabajo digno?

Nosotros, los gremios que estamos dentro de la CGT, que empezamos a bajar de los niveles nacionales y regionales, estamos absolutamente en contra de la estrategia que ha tomado la conducción de la CGT de entrar en un diálogo donde el que fija las condiciones es el Gobierno, de hecho en el acta que se ha firmado se va a homologar en base a la plan productivo que ha fijado el Gobierno. Nosotros descreemos que pueda salir algo de ese diálogo, de hecho estamos en contra de que la compensación a la perdida de salario sea un bono, eso no resuelve la pérdida del poder adquisitivo de los salarios y nosotros tenemos que lograr reabrir la discusión por las paritarias, porque esto significa que si perdemos salario a su vez se genera mayor recesión, y nosotros sostenemos que esa estrategia es incorrecta por parte de la conducción de la CGT y sí exigimos un plan de acción y la definición programática dentro de la CGT, para cuando nos vayamos a sentar con el Gobierno tengamos un programa propio donde defendamos la industria nacional, un poder adquisitivo alto del salario. Sostenemos también que el país no tiene que volver a endeudarse como lo están haciendo ahora, en resumen, nosotros sostenemos que desde esta posición hay que discutir desde la CGT con el Gobierno.

“Héctor “Gringo” Amichetti: “Nosotros, gremios de la CGT, estamos absolutamente en contra de la estrategia que ha tomado la conducción de la CGT de entrar en un diálogo donde el que fija las condiciones es el Gobierno”

-¿Esta movilización del 18 de noviembre puede ser la antesala de un paro nacional contra el Gobierno para antes de fin de año?

Yo creo que sí, si estamos expresando en las calles la necesidad de una emergencia social estamos reconociendo que estamos muy mal, y por lo tanto en la medida que el gobierno no escuche nuestro reclamo y no cambie los ejes centrales de su política económica, vamos a ir en la dirección que nosotros estamos caracterizando, por lo tanto creo que va a ser inevitable lanzar un paro general contra este Gobierno, porque no están dispuestos a modificar su posición.

-En este panorama, ¿cuál es tu análisis de estos primeros once meses de gobierno en términos laborales?

Nosotros, incluso haciendo una relación con esta movida, pusimos el eje más allá de la Ley de Emergencia Social, y entendemos que el plan económico que se está llevando adelante es un plan destructivo. En todos los reclamos que tenemos, tanto en la defensa del poder adquisitivo del salario como en la defensa de las fuentes de trabajo reclamamos que se cambien sustancialmente el rumbo de la economía, porque lo destructivo es precisamente los ejes centrales de esta economía que se dice de “apertura”, de “comercio”, pero lo único que hace es endeudar extremadamente al país y deprimir el consumo interno con lo cual también hay muchos puestos de trabajo que hoy están en riesgo, se abrieron extremadamente las exportaciones y casi todos los gremios industriales estamos hoy sufriendo porque estamos trabajando al 50 por ciento de la capacidad productiva, por lo tanto ninguna de las medidas que tomó este Gobierno permite entrever a mediano plazo una mejora. Lo que estamos cuestionando es que precisamente la política económica, lo que exigimos es que se cambie el rumbo de esta política porque sino vamos a ir de mal en peor.

Amichetti: “Como Corriente Federal de los Trabajadores en la CGT venimos levantando la bandera de la Emergencia Social, y entendemos que si vamos a salir a las calles por la Emergencia Social es porque las cosas están muy mal”

-El Gobierno plante que existe una “pesada herencia” de la gestión anterior, ¿que pensás al respecto?

Nosotros lo hemos sacado claramente en un comunicado de nuestra Corriente, acá no existe tal “herencia pesada” que pueda explicar lo que ha sido la devaluación que ha generado este deterioro enorme del salario, no hay tal “herencia” que pueda explicar que la apertura de las exportaciones este generando pérdida de producción y empleo nacional, éstas no son medidas que han sido tomadas porque hay que corregir la “herencia maldita”, son más bien políticas tomadas que responden a una filosofía económica, que entiende que el libre mercado es el que tiene que regular la actividad económica y que en definitiva esas medidas económicas dicen que ofrecerá un “trabajo de calidad”, como lo llaman desde el Gobierno, o un “derrame” sobre los sectores más necesitados y nada de eso ocurre ni va a ocurrir. Ahora, la decisión de sacarle las retenciones a los sectores primarios de la economía le restan recursos al Estado, por eso son decisiones que no responde a una herencia sino a una convicción del Gobierno de que por ese camino el país encontrará un “rumbo de felicidad par todos”, pero nosotros conocemos muy bien ese rumbo, sabemos para donde va y sabemos quienes son los ganadores con esa economía, y justamente no lo es el pueblo trabajador.

-¿Cómo está la situación en el gremio de los Gráficos que vos conducís?

La situación desde el punto de vista de la producción es delicada, porque el gremio está muy ligado a otras actividades industriales como la alimentación por ejemplo, a través de la producción de etiquetas y envoltorios, entre otros productos, y hoy está cayendo mucho la venta de productos alimenticios y entran productos de otros países que afectan a toda la producción local, también nuestro gremio tiene un efecto muy nefasto con la apertura de exportación de libros, que prácticamente se duplicó en el primer semestre y aparte el Estado que era comprador de libros para distribuir en las escuelas ha dejado de comprar con el argumento de que “los chicos no leen”, y que entendemos que esto también forma parte del ajuste, y nuestra industria constituida fundamentalmente por PyMEs intenta sobrellevar esta situación, aunque por ahora no hay despidos masivos, pero entendemos que si la situación no empieza a cambiar comenzará a haber despidos masivos.

Comentarios

comentarios