17N: “Luche y Vuelve”, la consigna que trajo a Perón hoy se renueva

FacebookTwitterGoogleLinkedInPinterest

No es casual que el peronismo siga siendo el único movimiento de masas a nivel planetario, que sobrevivió a las turbulencias históricas del pasado siglo XX. Todas las demás experiencias, hoy, son leídas en manuales. Hace 70 años que existe y se renueva con distintas terminologías, pero en definitiva lo que trasciende es su origen y doctrina justicialista. El regreso de Perón, aquel 17 de noviembre de 1972, fue la consagración de una de las máximas del General: “la organización vence al tiempo”. Consigna más que aplicable en éstos tiempos de pavos reales. Ver video.

A su infinita capacidad transformadora, demostrada en todas sus facetas desde 1945 hasta ahora, Juan Domingo Perón y el movimiento nacional justicialista supieron construir una mística y un relato, que en términos históricos se conectó a través de un puente imaginario con aquellas milicias populares, que a punta de bayoneta vencieron en dos oportunidades a los invasores ingleses en 1806 y 1807, con la gesta liberadora del general José de San Martín y con el coraje y el patriotismo de Juan Manuel de Rosas, que vuelve a vencer a ingleses y también franceses, en la gesta de Vuelta de Obligado.

Mientras en varios espacios del universo peronista desfilan algunos pavos reales, que abren sus plumas para medirse entre sí sus colores, en los barrios, en las bases, en los hogares donde cuelgan viejos cuadros de Perón y Evita con los nuevos de Néstor y Cristina, comienza a darse nuevamente esa organización natural que nos enseñara Perón: “Cada peronista lleva en su mochila un bastón de Mariscal”

Por este motivo, la oligarquía y sus ortibas de turno, siguen empeñados en definir, hasta el presente, a esta corriente histórica de liberación nacional y federal como “barbarie” o “grasa militante”, lo que demuestra una vez más que la edulcorada definición de “grieta”, no es más que el inevitable reconocimiento a un antagonismo que se vive hace más de doscientos años en la homérica lucha que se sigue dando por la liberación o la dependencia de la patria.

Volviendo a aquel 17 de noviembre de 1972, día en que para el universo peronista surge otra fecha en su calendario: “El Día del Militante Peronista”, no fue ni más ni menos, que la consagración de la resistencia de un pueblo, y el agradecimiento profundo a un líder que cambió para siempre las estructuras del poder en nuestro país, a quien se lo esperó casi 18 años para volver a ver y escuchar.

Hoy en día, mientras en varios espacios del universo peronista desfilan algunos pavos reales, que abren sus plumas para medirse sus colores entre sí; en los barrios, en las bases, en los hogares donde todavía cuelgan viejos cuadros de Perón y Evita, con los nuevos de Néstor y Cristina, comienza a darse nuevamente esa reorganización natural que nos enseñara Perón: “Cada peronista lleva en su mochila un bastón de Mariscal, cada cual sabe lo que tiene que hacer”

Por Maximiliano Borches

VIDEO DEL REGRESO DE PERÓN:

 

Comentarios

comentarios